Ya en su día hablé un poco sobre el tema del material, pero sigo viendo una y otra vez a fotógrafos que dicen que no hacen falta grandes equipos, que una cámara cualquiera te hace el trabajo, sin puntualizar las condiciones para conseguirlo.
En el otro artículo pongo un ejemplo de un entrenamiento nocturno y de como cambia el cuento si usamos una compacta (de gama alta eso si) en automático, luego lo pasamos a manual y finalmente usamos (con la misma configuración que la compacta en modo manual) una reflex de gran calidad con una buena lente. No hay color.
En general el problema no es usar una cámara muy grande, muy pequeña, sobrada de capacidad o que se queda corta. Es un tema simple: no se usa una llave inglesa para clavar clavos. Se puede hacer, pero no es la herramienta adecuada y, posiblemente el resultado sea peor y en algunos casos se termine rompiendo. En la fotografía es lo mismo: cada cámara tiene su uso en particular, y es lo primero que tenemos que descubrir: ¿qué tipo de fotografía quiero hacer?
No puedo usar una evil sin carcasa para fotografía submarina, ni subirme una compacta a una ventisca de nieve, ni intentar hacer fotografía social de una manera discreta con una reflex enorme. Cada cámara tiene su nicho de mercado, su uso preferente, sus ventajas y sus desventajas. A lo cual hay que sumarle el dinero del cual cada uno dispone para gastar en este pozo sin fondo que es la fotografía.
La parte buena es que las cámaras evolucionan a una velocidad de vértigo en la actualidad, pudiendo, por ejemplo, usar cámaras de iniciación a unos valores ISO que ni de lejos se soñaba hace varios años con cámaras profesionales, y eso ayuda.
Lo primero que quiero decir, como opinión personal un poco arriesgada: los móviles no van a desbancar a otros tipos de cámara en general. Es posible que las compactas de iniciación desaparezcan con el tiempo (eso si es cierto, que entre una compacta de iniciación y un buen móvil no hay demasiadas diferencias), pero, de momento, los móviles tienen tres grandes problemas:
  • Sensores pequeños, lo que implica, entre otras cosas, ruido a ISOS altos (poco a poco va cambiando).
  • Focales fijas, lo cual limita las posibilidades. Sí, es una limitación. Sé que hay miles de artículos que dicen que lo de ir solo con una focal es genial, que el mejor zoom son los pies, que si tal fotógrafo famoso tiró toda la vida solo con una o dos focales…. pero no, hay fotos que necesitan una focal determinada y no es negociable, tanto por compresión de planos como por ángulo de visión (que realmente es lo mismo). Vamos, que no es lo mismo hacer zoom que acercarse.
  • Batería, serios problemas de batería. El móvil como cámara de uso intensivo come batería a pasos agigantados. Si bien es cierto que hay baterías extras, cargadores y otras soluciones, una compacta suele durante un día entero sin muchos problemas si está bien configurada.
Es cierto que es posible que en un futuro todo esto se solucione, la calidad de los sensores aumenta día a día, empiezan a salir móviles con zoom (o lentes que se les pueden acoplar de alguna manera) y las baterías mejoran día a día pero de momento tenemos esas limitaciones.
También hay que sumarle que la técnica avanza para todos, por lo que si la calidad de un móvil mejora, mejorará de la misma manera el resto de niveles. Esto significa que cada día un móvil cubrirá las necesidades de más gente, pero nunca las de todos. Es posible que el móvil de dentro de 20 años tenga un rango dinámico increíble, que pueda trabajar a ISO 3200 sin apenas ruido y vengan con lentes zoom, pero a cambio es posible que con una cámara pro de esa misma época podamos realizar fotos de acción iluminados simplemente con velas.
Razones para tener una reflex:
  • Robustez: queremos una cámara robusta, que no se la lleve el viento (hace falta mucho más viento para tirar una reflex grande en un trípode robusto que una compacta en un trípode pequeño), que aguante golpes, que venga sellada (si compras una de gama alta), que se pueda manejar bien con guantes.
  • Usar filtros: Si bien cada día es más difícil encontrar situaciones en las que no se pueda solucionar la papeleta en la edición posterior, de momento una de las limitaciones es el rango dinámico de los sensores. Si la imagen es estática se puede tirar de exposiciones múltiples y luego juntar las imágenes, pero si es una imagen con movimiento la cosa se complica, y es posible que un filtro degradado nos salve la imagen. Y para usar bien esos filtros cuanto mayor sea el diámetro de la lente, más ajustes podremos hacer. No es lo mismo ajustar un filtro degradado en una lente de unos pocos milímetros a usarlo en una de varios centímetros. Por cierto, subirse al monte con filtros puede ayudarnos con paisajes de amplio rango. Me explico: no queremos cargar con el trípode, sacamos el filtro y salvamos el cielo con 1 toma en vez de tres para un HDR.
  • Enfoque: aunque el enfoque está mejorando enormemente, la velocidad de enfoque en una reflex respecto a otras cámaras es mucho mayor, y eso puede ser decisivo, sobre todo con sujetos en movimiento.
  • Procesado: una reflex siempre tendrá más capacidad de procesado que cualquier otra cámara. Es simple, tiene una batería mayor y más espacio para colocar circuitos (que necesitan esa batería). Dos microprocesadores de gama alta más otro dedicado al enfoque dan un rendimiento mucho mayor que solo uno para todo y de una gama menor.
  • Calidad de la lente: por norma, la calidad de una lente de una reflex es mucho mejor. La diferencia es enorme si nos metemos en lentes fijas (aunque el mundo evil se acerca pisando fuerte). Pero también es cierto que a estas alturas el 80% de la gente no es capaz de ver esa mejora de calidad, o no le da importancia.
A todo esto hay que sumarle las distintas gamas que tenemos en el mundo reflex, cada una con sus pros y sus contras.
Por otro lado hay situaciones en las que una reflex no es la mejor opción, ya hemos comentado algunas:
  • Fotografía social: una reflex muchas veces intimida, una cámara de menor tamaño muchas veces es mejor para que la gente esté más suelta.
  • Fotografía submarina: si bien obtendremos mucha mayor calidad con una reflex, el equipo necesario tiene precios casi disparatados. Para casi todos con alguna de las nuevas sumergibles o una compacta con carcasa nos llega.
  • Paseos por el campo o turismo: una reflex pesa, pesa mucho. En ciertos casos incluso podemos definir la calidad y precio de un equipo simplemente pesándolo. Cuando vamos a andar mucho es posible que sea mucho más cómodo llevar una cámara ligera en vez de cargar los riñones. Es un poco el tema que la mejor cámara es la que llevas contigo pues la cámara en el cajón de casa no hace fotos sola.
  • Forma física: relacionada con la anterior, lo mismo se da una situación en la que si es recomendable una buena reflex con una gran lente, pero se de gente que no seria capaz de manejarlas por limitaciones de fuerza física.
  • Conocimientos: esta es posiblemente una de las razones de mayor fuerza, pues de nada sirve tener un gran equipo si no sabemos usarlo. mejor algo más modesto, pero ajustado a nuestros conocimientos. A parte, si tenemos un equipo más ajustado, nos obligamos a estudiar como se comporta para poder arañar algo más, lo que, a la larga, nos ayuda a tener mejores conocimientos para seguir avanzando.
Como veis, no todo es blanco o negro. Se pueden hacer trabajos increíbles con poco material, o auténticas carnicerías con un material increíble (creo que hay demasiados ejemplos de esto en la red). Si empezáis desde cero, lo mejor es comprar una cámara barata (o simplemente el móvil si nos llega), ya sea una compacta o una bridge, que nos de un mínimo de calidad e ir aprendiendo desde ese punto. Poco a poco iremos viendo qué nos gusta y si el material que tenemos cubre nuestras necesidades. A partir de eso, ver, lo primero, si tenemos dinero, luego, que es lo que realmente necesitamos. Mi consejo, sobre todo con lentes, es esperar y ahorrar para ir a por la mejor de todas. De primeras parece que una lente cubre tus necesidades, pero a la larga y según vas aprendiendo te arrepientes de no esperar en su día a la de mejor calidad.
Lo optimo sería poder disponer de varios equipos e ir usando cada uno según las necesidades, pero lo normal es que no dispongamos del dinero suficiente para tener tantos cacharros (incluso tirando del mercado de segunda mano), por lo que tener un profundo conocimiento de la técnica nos ayudará a llegar más lejos con un equipo limitado.
El ejemplo más claro que he visto recientemente es el de los copos de nieve. Por muy poco dinero se consigue un muy buen equipo, pero se nota que el autor de las fotos sabe  lo que hace. Entiende el macro, sabe aplicar la teoría de lentes invertidas e iluminar correctamente. Pero también es muy posible que con un equipo mejor (y mucho más caro) se consiga un resultado igual o superior y en mucho menos tiempo.
Hay que dejar de pensar que una cámara es mejor que otra en abstracto, una cámara es mejor que otra en función de dos variables:
  • En que situación nos encontremos
  • Quién la esté usando

Es decir, si bien es cierto que un verdadero profesional sacará el trabajo adelante con un equipo de gama baja, tener un buen material asegura el trabajo, ayuda a terminarlo en menos tiempo y dar mucha mayor calidad. Un maestro es capaz de solucionar la papeleta con una cámara de juguete, un negado no será capaz de hacer mucho con la mejor cámara del mercado, pero el material es importante, no tanto tener el mejor del mercado como tener el material que mejor se ajuste al trabajo que se va a realizar. Aunque cuente más el fotógrafo que el material, el material importa.

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png