En muchos lugares se nombra la reglad e los tercios, pero en muy pocos se habla de sus orígenes. Dado que en la wikipediasolo está en inglés, lo explico por aquí en un lenguaje algo más parecido al castellano.

Todos conocemos la regla de los tercios, los puntos de interés de una imagen. Veamos dos ejemplos de la wikipedia:

Y la wikipedia dice:

En las artes visuales como la pintura, fotografía y diseño, la regla de los tercios es una forma de composición para ordenar objetos dentro de la imagen. Esta regla divide una imagen en nueve partes iguales, utilizando dos líneas imaginarias paralelas y equiespaciadas de forma horizontal y dos más de las mismas características de forma vertical, y recomienda utilizar los puntos de intersección de estas líneas para distribuir los objetos de la escena. La regla de los tercios se usa con frecuencia en todo tipo de escenas como retratos, paisajes o bodegones.

Luego habla de la regla del horizonte y nombra a un tal  John Thomas Smith que la utilizaba en 1973.

Pero la versión en inglés es mucho más completa. Para empezar, si enlaza un artículo de quien es  John Thomas Smith. Es este señor:

 

John Thomas Smith also known as Antiquity Smith (1766–1833) was a painter, engraver and antiquarian. He wrote a life of the sculptor Joseph Nollekens that was noted for its “malicious candour” and was a keeper of prints for the British Museum.

John Thomas Smith, también conocido como Antiquity Smith (1766–1833), era un pintor, grabador y anticuario. Escribió la biografía del escultor Joseph Nollekens, conocido por su “maliciosa franqueza” y era conservador de pinturas en el Museo Británico.

Pues bien, este señor es el primero que habla de esta regla en su obra Remarks on Rural Scenery escrita en 1797 (ya veo a más de uno tomando notas para el concurso de preguntas del próximo congreso). Veamos como lo cuenta:

Análogo a esta “regla de los tercios” (si se me permite llamarlo así) he asumido que conectando o rompiendo las varias líneas de un cuadro, es posible que sea una buena regla para hacerlo, en general, con un esquema similar de proporciones; por ejemplo, en la composición de un paisaje, poner el cielo a aproximadamente dos tercios; o, si no, a un tercio, de manera que los objetos ocupen los otros dos.  De nuevo, dos tercios de un elemento (como el agua) y un tercio de otro elemento (como la tierra), y que ambos juntos hagan un tercio de la imagen, de la cual, los otros dos tercios deberían ir para el aire y las perspectivas aéreas. Esta regla aplicaría de la misma manera en romper la longitud de un muro, o cualquier otra línea continua que sea necesaria romper cruzándola o ocultándola con otro objeto. En resumen, aplicando este invento, en general, to cualquier otro caso, ya sea luz, sombra, forma o color, he encontrado que el ratio de aproximadamente dos tercios a un tercio, o de uno a dos, una mejor y más armoniosa proporción que el la formal mitad…

Jo, este escribe más lioso que yo …

Todo este tema aparece de nuevo en 1845, en una obra de George Field Chromatics, donde dice que el uso de la relación 2:1 entre colores fríos y cálidos es original de Sir Joshua Reynolds y que John Thomas Smith simplemente la amplia al resto de proporciones de la pintura.

Sir Joshua has given it as a rule, that the proportion of warm to cold colour in a picture should be as two to one, although he has frequently deviated therefrom; and Smith, in his “Remarks on Rural Scenery,” would extend a like rule to all the proportions of painting, begging for it the term of the “rule of thirds,” according to which, a landscape, having one third of land, should have two thirds of water, and these together, forming about one-third of the picture, the remaining two-thirds to be for air and sky; and he applies the same rule to the crossing and breaking of lines and objects,

Sir Joshua lo dio como una regla, que la proporción entre colores cálidos y fríos en una pintura debería ser dos a uno, aunque ha sido frecuentemente ampliado; y Smith, en su Remarks on Rural Scenery, extiende una regla similar a todas las proporciones de la pintura, pidiendo para la misma la denominación de  “regla de los tercios”, deacuerdo a la cual, un paisaje, teniendo un tercio de tierra, debería tener dos tercios de agua, y todo esto unido, formar aproximadamente un tercio del dibujo, los dos tercios restantes para el aire y el cielo, y aplica la misma regla para el cruce o rotura de líneas y objetos.

De todas formas, desde el inicio ponen en duda la universalidad de esta norma:

This rule, however, does not supply a general law, but universalises a particular, the invariable observance of which would produce a uniform and monotonous practice. But, however occasionally useful, it is neither accurate nor universal, the true mean of nature requiring compensation, which, in the case of warmth and coolness, is in about equal proportions, while, in regard to advancing and retiring colours, the true balance of effect is, approximately, three of the latter to one of the former; nevertheless, the proportions in both cases are to be governed by the predominance of light or shade, and the required effect of a picture, in which, and other species of antagonism, the scale of equivalents affords a guide.

De todas formas esta regla no proporciona una ley universal, pero universaliza un particular, la observación invariable que produce una práctica monótona y uniforme. Pero, no obstante, ocasionalmente útil, no es precisa ni universal, el verdadero sentido de la naturaleza que requiere compensación, que, en caso de calidez y frío, es aproximadamente la misma proporción, mientras que, en relación a ¿colores que avanzan y se retiran? (maestro Jofial, necesito que expliques esto), el verdadero efecto de balance es, aproximadamente, tres del segundo a uno del primero; no obstante, las proporciones en ambos casos deben ser gobernadas por el predominio de luces y sombras, y el efecto requerido en una pintura, en el cual, otra especie de antagonismo, la escala de equivalencias aporte una guía.

Bueno, con esto queda mucho más claro de donde viene la regla de los tercios. Ahora veamos por que es una simplificación del número áureo. La regla de los tercios divide la imagen en 9 partes, pero vemos que originariamente solo lo divide entres: tierra, agua y aire. Si superponemos la regla de los tercios a las proporciones áureas obtenemos esto:

He dejado la regla de los tercios tal cual, pero he usado los tres elementos que menciona John para marcar tres pasos de la proporción áurea, marrón para tierra, azul oscuro para agua y azul claro para aire. Si en vez de la regla de los tercios tal y como la conocemos hoy en día, la aplicamos tal y como la definió John en su libro, obtenemos esto:

Como se puede ver, ahora si estamos frente a una versión simplificada de la proporción áurea. Para mi, la diferencia se basa en que la proporción áurea solo es aplicable a un rectángulo que cumpla esta proporción, mientras que la regla de los tercios es aplicable a un rectángulo independientemente de las proporciones del mismo.

Y creo que por hoy es suficiente.

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png