Ya son varias veces las que he ido al Purgatorio, pero a la cascada, de momento no tengo que expiar ningún pecado. Si tenemos en cuenta que la falta de vegetación hace que el otoño y el verano se diferencien poco, creo que ya tengo todas las estaciones. Eso si, el sábado pasado, tras la ola de frío, creía que la encontraría helada, pero no, traía tanta agua que el frío no pudo con ella.

Veamos otras opciones, como la cascada entre finales de verano y principios de otoño, con el agua de las primeras lluvias y nada de vegetación:

En primavera, con mucho verde:

O justo antes de la ola de frío polar, casi helada:

Para esta última foto aproveché que parte del río estaba helado para acercarme (con mucho cuidado). Gracias a Jesus Perez Pacheco por inmortalizar el momento:

Fotografia de Jesus Perez pacheco CC (by-sa)

 

Aunque, la verdad, con buen  tiempo y dado que no suele llevar demasiada agua, también he llegado a esa zona, que con calorcito no importa mojarse.

 

La verdad es que subir al Purgatorio es casi una de las tradicionales de la sierra, es más, con buen tiempo más vale madrugar, de otra manera te vas a encontrar autenticas manadas de domingueros pululando por la zona y dándose chapuzones frente al cartel de prohibido bañarse.

Hay cuatro rutas que llegan al Purgatorio. Dos son casi la misma, saliendo del Monasterio de El Paular, siendo una corta y la otra la tradicional. Hay una tercera menos concurrida que sale desde la Morcuera y una cuarta desde el restaurante Los Claveles. Sin conocer la de la Morcuera, la que más me gusta es la corta desde el monasterio, cruzando el puente del perdón.

El puente del perdón se llama así pues era el último lugar donde los condenados a muerte podían librarse de la pena capital. En la actualidad podría decirse que nadie perdona hacerse la foto de grupo allí.

Se realiza casi todo el camino bordeando el arroyo del Aguilón y es una zona perfecta para practicar fotografía de agua y efecto seda, con rincones a cada paso.

A si, tener en cuenta que el inicio del camino comparte aparcamiento con Las Presillas, unas piscinas naturales que en verano se llenan y hace imprescindible madrugar, aunque el otro día no ten´8ian demasiados voluntarios.

Así que ya sabéis, pillad los filtros neutros, un trípode y a inmortalizar la zona, si queréis ver todas las fotos pasaros por la galería. Eso si, no molestando al ganado que suele estar suelto por la zona. A si, en primavera en la zona de la cascada suele hacer bastante fresco. Os dejo la ruta corta que es la que más me gusta.

 

Nota: prometo que alguna vez subiré a ver la cascada alta.

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png