Si, tal cual, una lente tele no comprime los planos de una imagen, es una afirmación totalmente falsa. Y es falsa basándonos en un error que yo mismo he cometido durante años: que como tenemos pies nos movemos, y al movernos nos equivocamos (aquí hago referencia a la entrada sobre el derecho a equivocarnos). Lo se, ahora mismo tengo un grupo de fotógrafos corriendo a mi casa con horcas y antorchas decididos a lincharme por semejante afirmación (algún fotógrafo con el que he hablado antes de esta publicación ha dicho que no me creerá hasta leerla). Es más, alguno dirá que que yo mismo he llegado a decir esto en mi entrada sobre ángulos y planos. Aunque al final tendré que reconocer que si, que bajo cierta premisa si comprimen los planos. Y se que hay un grupo que me dirá que esto es básico y que tanto yo, como el resto de gente que no lo vio antes (los primeros la turba enfurecida) deberíamos regresar a preescolar de fotografía (y no vale apuntarse a este grupo al terminar de leer el artículo). Escribo esto para ayudar a otros cabezotas como yo a que vean la luz.

 

Bien, tenemos tres fotos, con mismos encuadres y bla bla bla…. ¿Sabríais decirme la focal usada en cada caso?

Gracias a Samuel Hurtado por prestarme las imágenes

Pues una es distintas. Samuel (culpable de llevarme por el buen camino y responsable indirecto de esta entrada), colocó la cámara en el trípode, realizo las dos primeras fotos, cambio la lente y realizó la tercera, la cual luego recortó.

Gracias a Samuel Hurtado por prestarme las imágenes

¿Donde está el error? Pues que normalmente al realizar las pruebas la condición suele ser que el sujeto mantenga el tamaño en el encuadre…. para lo cual la gente se mueve.

Y ese es el secreto, el movimiento. Cuando nos movemos la relación entre la distancia que separa al fotógrafo del sujeto y la distancia entre los diferentes planos de la imagen varía, y esa variación es precisamente la culpable de compresión/descompresión de los distintos planos. Parece muy simple, pero, por norma culpamos a la focal y no a esa distancia de estas variaciones. Voy a usar un gráfico parecido al de la entrada de ángulos y planos y que es similar al que usó el compañero Samuel para abrirme los ojos.

En el ejemplo tenemos dos círculos, azul y rojo, colocados a una distancia fija. Como se puede ver, modificar el ángulo de visión no afecta en absoluto en la parte del círculo rojo tapada por el círculo azul, es decir, el tamaño relativo entre los dos círculos no varía por mucho que variemos la focal, es decir, el ángulo de visión. Otra cosa es que, manteniendo las proporciones entre ellos aparezcan de mayor o menor tamaño en la imagen (la cual se puede igualar posteriormente recortando). Si esto no se cumpliese y realmente el cambio de focla comprimiese los plano se daría la paradoja de poder ver a través de los objetos. Me explico, si el plano se comprimiese significaría que el círculo rojo sería más grande que el azul respecto a la primera fotografía, es decir, que, sin movernos del sitio, estaríamos viendo zonas del círculo rojo que antes el círculo azul tapaban. Dado que eso es imposible (por esa regla de tres, si alargamos los suficiente la focal, el punto azul terminaría desapareciendo en vez de ocupando todo el plano de la imagen), está claro que el tamaño relativo entre los objetos no varía, por lo que los planos no se comprimen.

Por otro lado, si nos alejamos de los puntos (sin modificar la distancia entre ellos) la superficie de círculo rojo tapada por el azul es mucho menor, es decir, el círculo rojo parece mayor que el azul, también de manera independiente al ángulo que usemos. Pero si queremos mantener el tamaño del círculo azul en ambos casos y sin recortar, tendremos que cambiar la focal. Al tener que cambiar de sitio para mantener el tamaño del círculo azul para mantener el tamaño en la imagen final, variamos la relación de distancia entre albos círculos y la cámara, que es lo que realmente comprime los planos. Es decir, ahora si vemos más superficie del circulo rojo según nos alejamos. El límite  sería que el círculo azul solamente tapara una superficie equivalente a la suya en el círculo rojo, de nuevo sin cambiar la focal, solo desplazándonos.

Es decir, dos personas separadas 10 metros, si me acerco a una de ellas, esta me parecerá grande respecto a mi, y la otra, en relación a la primera (la primera sería el sujeto de la imagen) parece muchos más pequeña. Si me alejo 50 metros de ellas, ahora la relación de tamaño de ambas respecto a mi es muy similar. El error  viene de querer mantener el encuadre de la primera persona en la fotografía.  Si pretendemos mantener el mismo encuadre respecto al sujeto fotografiado en esta segunda posición normalmente usaríamos un teleobjetivo (y los planos quedarían comprimidos por que nos hemos desplazado ) pero también se podría usar un angular sobre un sensor de muchos megapíxeles y luego recortar…. y el resultado es el mismo. Y esto ocurre básicamente debido a que la relación de tamaño entre los distintos planos de la imagen viene dada única y exclusivamente por la distancia relativa entre los planos y el punto desde el que se tome la fotografía.

Básicamente: abrir o cerrar el ángulo de visión no varía la relación de tamaño entre objetos (por eso las distintas aperturas en las imágenes de ejemplo).

Si lo tuviera que expresar matemáticamente sería mediante una división, en la cual el divisor sería la distancia entre el sujeto y el fondo (por simplificar, pero afectaría a todos los planos de la imagen) y el dividendo la distancia entre el sujeto y la cámara. Cuanto más cercano a cero sea esa relación menor será la compresión de los planos (estamos cerca), mientras que cuanto mayor sea esa relación (estamos lejos) más se comprimirán esos planos.

Una vez tenemos esto claro pasamos al siguiente paso: el encuadre. Es decir, una vez que nos colocamos en el punto que queremos, el cual nos da una distancia entre planos (con su correspondiente compresión) que se ajusta a nuestra composición, decidiremos que focal vamos a usar. Es más, decidiremos que combinación “lente/tamaño de sensor” es la más apropiada para el resultado que queremos conseguir (el tamaño del sensor es importante). Y el tamaño del sensor es importante por que la apertura si que depende de la óptica usada.

 

Me explico: Imaginemos que nos ponemos a distancia de tele, pero queremos tener al sujeto y al paisaje en foco. Empezamos a cerrar, pero legamos a un punto en el cual no podemos cerrar más y a pesar de todo no conseguimos la hiperfocal para tener tanto sujeto como fondo a foco. Dado que no podemos movernos, no podemos colocar una focal más corta para conseguir la hiperfocal (cuanto más corta es la focal, más fácil es conseguirla) pues el encuadre sería más amplio, y tampoco podemos mover la cámara alejándola del sujeto (cuanto más lejos esté el foco más facil es conseguir la hiperfocal) pues perderíamos la relación de tamaño entre los distintos planos. ¿Qué hacemos? Cambiamos el tamaño del sensor, y esto se consigue de dos maneras: colocando una focal más corta y recortando la imagen (con la posible pérdida de calidad) o cambiando la cámara por una de sensor de menor tamaño. En ambos casos el principio sería el mismo: al poner una focal más corta aumentamos la profundidad de campo, pero solamente nos interesa el recorte central de la imagen que es el encuadre que buscamos.

 

Imaginemos el caso contrario: queremos desenfocar el fondo. Abrimos el diafragma todo lo que podemos, pero el fondo sigue teniendo detalle. Si nos acercamos perdemos la perspectica, y si cambiamos la lente el encuadre será mucho menor al que queremos. ¿Solución? Agrandamos el sensor, el cual se puede hacer de nuevo de dos maneras: la barata sería montar una lenta más larga, ajustar la profundidad de campo que buscamos y luego ir tomando imágenes en mosaico para cubrir el encuadre deseado, pero estamos limitados a que estemos fotografiando algo estático. Este método es muy usado por Ryan Brenizer. La segunda opción sería usar un sensor de mayor tamaño, el cual nos daría el mismo encuadre usando una focal mucho más larga.

Por cierto, hay una regla para compensar la apertura (gracias Samuel): multiplicar la focal por el factor de recorte.

Como veis, en ambos casos puedo cambiar la focal usada, ya sea a más larga o más corta, sin modificar la relación entre los distintos planos de la imagen, es decir, sin comprimirlos más o menos. Y todo esto condiciona el tamaño de sensor que elegimos. Es decir, un teleobjetivo comprime los planos de una imagen siempre y cuando nos movamos respecto al lugar desde el cual tomemos la foto con el angular para mantener el encuadre. Si yo cojo una cámara de gran formato con un tele corto acoplado, el factor de multiplicación es menor a 1, es decir, que un 100 mm podría llegar a convertirse en un 50 mm, la compresión de los planos sería la misma que poniendo en ese mismo punto una compacta de bolsillo, de esas con factor de multiplicación alto, en torno a 5, poniendo un 10 mm y teniendo una focal equivalente de 50 mm. Eso si, la profundidad de campo en cada caso no tendría nada que ver siempre y cuando no fuese compensada modificando la apertura (complicado en este caso, al ser la diferencia entre ambos sensores de un factor de 10).

Una de las consecuencias de todo esto es que no existe carrera por miniaturización con los sensores clásicos, pues el tamaño de los mismos nos condiciona los niveles de desenfoque de la imagen (dentro de ciertos rangos sería compensable). Lo óptimo sería una cámara tipo Lytro, la cual nos permite definir el enfoque tras realizar la toma, con una lente angular y un sensor lo suficientemente grande para poder realizar grandes recortes sin miedo a perder mucha calidad. Pero hay un problema: la lente angular deformaría, aunque fuera de manera casi imperceptible si recortamos solo una porción del centro, por lo que tendríamos que tener dos lentes para cubrir toda la distancia focal.

En resumen: como podemos ver es la diferencia entre la distancia cámara sujeto y sujeto resto de planos la que realmente marca la compresión pero, dado que normalmente no tenemos un armario lleno de cámaras con distintos tamaño de sensor, si queremos mantener fijo el tamaño del sujeto sin modificar el tamaño del sensor (ya sea cambiándolo, recortándolo o realizando un mosaico), nos tenemos que desplazar, por lo que el resultado será que los planos se comprimen (por el desplazamiento y no por el cambio de lente), lo que nos da la premisa con la que podemos decir que si comprime los planos.

Por cierto, desde aquí agradezco la alegría con la que sé que más de uno o una usará este artículo frente a la pareja para justificar el tener un armario lleno de cámaras y lentes.

Como Samuel me comento cuando me encabroné por no darme cuenta antes:

“You don’t have to be the best, all you have to do is be better than last week”

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png