Si disponemos de una cámara reflex o DSLR y queremos empezar con la fotografía macro, posiblemente una de las maneras más económica sea comprando unos tubos de extensión, los cuales podemos encontrar por menos de 50 € en Internet si sabemos buscar, posiblemente menos si los queremos sin sistema de comunicación entre la lente y la cámara, aunque si queremos unos que nos den confianza tendremos que irnos a unos 150 €, un precio que sigue estando muy por debajo del de una lente macro, y nos servirán para cualquier lente que tengamos.

Imagen wikipedia

Los tubos de extensión no son más que una pieza que se coloca entre la lente y la cámara y que aleja la lente del sensor, permitiendo reducir la distancia de enfoque, por lo que la magnificación posible aumenta. Un punto a tener en cuenta a la hora de usar tubos de extensión es que estos no  introducen ningún cristal en la toma, por lo que casi no se produce degradación de imagen, digo que casi no produce degradación por que la lente no está diseñada para mantener la calidad de la imagen en esa posición, pero el efecto, en muchos casos, es despreciable. El efecto negativo que nos encontramos es una perdida de luminosidad.

Imagen wikipedia – Tamasflex

La imagen de la wikipedia es muy ilustrativa, pero puede ser un tanto liosa. Intentaré explicarlo algo mejor.

En esta imagen tenemos la lente en verde y la cámara en azul. En la cámara podemos ver una línea roja vertical que es el sensor. Asumimos que tenemos el enfoque de la lente al mínimo. El punto 1 muestra el objeto más cercano que puede enfocar la lente. El punto 2 muestra un objeto fuera de foco por detrás del objeto 1. Para poder enfocar ese segundo objeto no tenemos más que mover el anillo de enfoque dado que la lente podrá enfocar cualquier cosa entre el objeto 1 e infinito. El problema llega cuando queremos enfocar el punto 3, pues el anillo de enfoque no gira más. En caso de querer acercarnos más la solución son los tubos de extensión, colocados entre la cámara y la lente.

Como se puede ver el truco es muy sencillo: dado que la lente proyecta la imagen en un plano que en principio queda por detrás del sensor, desplazamos la lente de forma que finalmente el objeto que queremos acercar quede enfocado en el sensor. Al poder enfocar mucho más cerca la ampliación del sujeto es mucho mayor. Pero este cambio no es gratuito, al poner un tubo de extensión o varios entre la lente y la cámara perderemos la opción de enfocar a infinito, es decir, aunque pongamos en anillo de enfoque de la lente en la posición de infinito este nunca aparecerá enfocado.

En el mercado podemos encontrar muchas opciones si buscamos tubos de extensión. Yo recomendaría unos baratos pero que mantengan la conexión entre la lente y la cámara. Suelen venir en un paquete de tres, con uno de 12 mm, un segundo de 20 mm y uno grande de 36 mm. Si los usamos sueltos y combinados conseguiremos las siguientes opciones: 12, 20, 32, 36, 48, 56 y 68 mm.

¿Que tubo de extensión elegir?

Si no disponemos de una lente macro y queremos hacer fotografía macro hay un par de ecuaciones que nos pueden ayudar (también sirven para lentes macro):

M=a/b

Donde:

  • M es el valor de magnificación
  • a es la distancia entre la lente y el sensor
  • b es la focal de la lente

Simplemente viendo esta ecuación descubrimos una cosa: los tubos de extensión son mucho más efectivos con angulares que con teleobjetivos pues cuanto más larga es la focal, mayor será la distancia que tendremos que alejar la lente para ver un aumento de la magnificación. Para este ejemplo usemos una lente muy común: la canon 50mm f/1.4. Esta lente tiene un factor de ampliación o magnificación de 0.15, de dodne podemos sacar la distancia entre la lente y el sensor por defecto:

0.15=a/50              a= 7.5

Ya tenemos la distancia entre la lente y el sensor para este objetivo, la cual es 7.5 mm. Si queremos llegar a una ampliación 1:1 sabemos que a=b, y a es la suma de la distancia entre la lente y el sensor y la que añadimos con los tubos de extensión:

a+7.5=50          a=42.5

Ya tenemos la solución, si añadimos una longitud de 42.5 mm mediante tubos de extensión esta lente obtendremos una ampliación 1:1. Dado que no tenemos esa longitud, tendremos que jugar con los valores más cercanos, los cuales son 36 y 48 (36+12):

(36+7.5)/50 =0.87

(48+7.5)/50= 1.11

Como podemos ver ambos nos serían de utilidad.

La siguiente duda es: ¿cuanta luz perdemos? Pues de nuevo tenemos una ecuación que nos aproximará ese valor:

f’=f(1+m)

Donde:

  • f’ es la nueva apertura
  • f es la apertura original
  • m es el factor de ampliación

Si queremos una ampliación de 1:1 (redondeamos de 1.11 poniendo 48mm de tubo de extensión):

f’=1.4(1+1)          f’=2.8

Es decir, lo normal es que si queremos llegar a una ampliación 1:1 perderemos dos pasos de luz.

Veamos la diferencia entre una fotografía tomada a distancia mínima con un 50 mm y la misma tomada a distancia mínima tras agregarle dos tubos de extensión (48 mm).

50 mm sin tubos de extensión

 

50 mm con tubos de extensión

Como puede verse, la ampliación del sujeto es más que notable.

Ventajas 

  • No introduce más cristales por lo que la degradación de la imagen debería estar entre muy baja y nula.
  • Son más baratos que una lente macro dedicada y sirven para las diversas lentes que tengamos.

 

Desventajas

  • Hay que quitar la lente con cada cambio o ajuste, con la posibilidad de entrada de polvo al sensor que ello implica.
  • A efectos prácticos solo son efectivos con focales cortas.
  • Si compras unos de bajo precio pierdes la comunicación entre la lente y la cámara.

 

Fuelles

Muy parecidos a los tubos de extensión tenemos los fuelles.

Wikipedia – Alvesgaspar

Como se puede ver en la imagen, el concepto es el mismo que el de los tubos de extensión, veamos las diferencias:

 

Ventajas

  • Alcanzan valores mayores que los tubos de extensión.
  • Se pueden graduar de manera lineal, es decir, milímetro a milímetro, y no a saltos.
  • No hay que desmontarlo para modificar la distancia.
  • Tenemos posibilidades extra, como el tilt – shift.

Desventajas

  • Precio, los fuelles son mucho más caros que los tubos de extensión, llegando a 4 veces más respecto a tubos de calidad.
  • Distancia mínima, debido a lo aparatoso de los adaptadores, la distancia mínima suele ser de unos 40 mm
  • Peso y tamaño, lo cual dificulta su uso fuera de estudio al ser más aparatoso.

 

Nota: como podéis ver, separando la lente una distancia igual a la focal se consigue una magnificación 1:1. Dado que esto es muy sencillo en focales cortas es como funciona en muchos casos, “simplemente” añadiendo un mecanismo que separa la lente del sensor sin necesidad de quitar la lente (no en focales largas pues la longitud de la lente la haría muy difícil de usar). El ejemplo en el cual se ve más claramente este efecto es en la lente sigma 50mm macro. Como se puede en esta imagen, para llegar a la ampliación 1:1 el bloque de lentes se va separando. En este van marcados los niveles de magnificación que se van consiguiendo en cada caso. Ya queda a elección personal el comprar un 50 mm normal y tubos de extensión o un 50 mm macro (suelen ser menos luminosos). Todo depende de la cantidad de macro que realicemos.

Muchas gracias a Fotocasión por prestarme el material necesario para esta entrada.

Volver al índice

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png