Pues eso, a partir de esta entrada en www.vice.com, ha comenzado un debate en fotolibre al respecto. De momento me encanta la respuesta de linuxica y la comparto con vosotros:

Desde mi punto de vista existe la artesanía, el arte  y el traje del emperador.La artesanía se basa en la técnica, puede ser buena o mala dependiendo de la habilidad o conocimientos del artesano, puede ser bonita, puede gustarnos mucho, pero eso no la convierte en arte.El arte lo es porque te emociona o te transmite una idea que va más allá de la naturaleza física o diseño de la obra.  La concepción del  arte es cosa de dos, de quien lo crea y de quien lo admira, si esa conexión no existe el arte desaparece.Cuando alguien ve arte en una obra que no se concibió como tal, es fácil que arte sólo esté en sus ojos.  Por eso a veces vemos arte en la naturaleza y nos emociona la vista de las estrellas o de la inmensidad del mar.

Cuando un autor intenta transmitir una idea propia a través de su obra, ésta será arte para quien la asimile tal como él la concibió, pero será simple artesanía para quien no perciba nada.  A veces cuando alguien aprende a mirar una obra, termina descubriendo arte en su interior,  pues bien… el arte más puro es aquel que no necesita de explicación alguna, aquel que se percibe como tal con solo mirarlo.

Luego están los “trajes de emperador”, hay muchos de estos en exposiciones, incluso en museos.
Son obras que sólo comunican con el observador si éste es una persona muy inteligente o está en la “onda” y al igual que sucede en el cuento “El traje del Emperador”, mucha gente lo considera arte aunque se sienta impasible al mirarlo.

Como veis mi definición del arte dista mucho de aquella que muestra la RAE, pero me tuve que crear una nueva para comprender el porqué  de tanta disparidad de opiniones sobre si una cosa es arte o no lo es.

Creo que con las fotos ocurre lo mismo, hay buenos fotógrafos que hacen muy buenas fotos,  con una gran técnica y resultados  impresionantes  pero que no tienen porque transmitir  nada en particular. Luego están aquellas que pueden no ser buenas técnicamente pero que transmiten algo, que te hacen pensar, que te emocionan. Y por último están aquellas que gustaron a un emperador al que nadie se atrevió a llevar la contraria.

Al final todo es cuestión de modas y gustos.

Me encanta ver parte de mis pensamientos reflejados en este texto y darme cuenta que hay mucho gafapasta suelto que se las da de entendido y que realmente lo que muestra no es arte y es simplemente una diarrea mental.

 

Y también me da un toque de atención al recordarme que lo que realmente cuenta en una fotografía es lo que transmite y que hay veces que me tengo que centrar menos en la técnica y más en “el arte”, en transmitir algo.

 

Gracias Linuxica por recordarmelo.

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png