De nuevo me llega una foto de Mercedes, esta vez de Monforte de Lemos. Parece ser que es una foto suya que tiene mucho éxito.

 

De nuevo tenemos una foto con muchas cosas en las que fijarnos.

Lo primero es que ha realizado la toma en un momento perfecto, apurando el cielo para que salga muy azul, pero manteniendo la suficiente luminosidad ambiental para que la iluminación del monasterio cree unos contrastes que el sensor no sea capaz de solucionar.

Tras eso, se tira al suelo (mojado piedra pulida) y busca la hipoerfocal del angular, de manera que tanto el monasterio como el reflejo están en foco (o casi).

Busca una imagen simétrica y casi lo consigue, como podemos ver, se ha ido por muy poco, pero la línea es una chivata y vemos que está ligeramente caída a la izquierda.

Si nos fijamos en la perspectiva, esta nos lleva fuera de la imagen, pero se compensa parcialmente debido a que nos lleva a la parte izquierda, lo que nos ayuda (si somos europeos) a volver a entrar en la misma (un árabe, acostumbrado a leer de derecha a izquierda tiene más posibilidades de salirse de la imagen y perder la atención sobre la misma).

Si usamos las líneas de fuga como base, la imagen es muy simple: un triángulo.

Al no estar reposando sobre uno de sus lados, si no que el peso se sustenta sobre la esquina que tenemos a la derecha, tenemos una imagen dinámica (no solo por la falta de equilibrio del triángulo, que en la realidad no podría mantenerse, si no por la fuerza de las líneas de fuga que nos mueven por la imagen).

Si nos centramos en los colores, de nuevo es una imagen simple: dos colores, azul y naranja casi al 50%.

En la imagen el azul rodea por completo al naranja, enmarcándolo. Pero no solo es que sea simple, si no que son dos colores que se complementan perfectamente. Si nos fijamos en el círculo cromático, veremos que son dos colores que contrastan mucho, lo que nos ayuda a llamar la atención sobre la imagen.

Imagen Wikipedia – MaxPower

Por tomarle el pelo… no tiene mérito, en la hora azul y con la iluminación actual no es complicado encontrar esas combinaciones.

¿Cambiaría algo? Si acaso corregir la perspectiva ligeramente para que las líneas verticales realmente lo sean (no lo son por poco, y queda disimulado por la ligera inclinación de la imagen). Posiblemente intentar que el punto de fuga quedase dentro del encuadre, pero lo mismo perderíamos la proporción de los colores.

Como veis, de nuevo las formas simples y los colores básicos triunfan en una imagen (lo dicen sus seguidores, no yo, que soy un mandao). Buena vista Mercedes.

 

Actualizaciones:

 

Como bien apunta Jofial, que el edificio no se salga de la imagen ayuda a no salirnos de la misma. Por otro lado, me recuerda que me he dejado otras dos líneas importantes, las de las baldosas del suelo que crean otro triángulo, enmarcan el reflejo del pórtico y la cúpula y nos dirigen al primero. increíble el jugo que se les saca a las fotos de Mercedes.

 

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png