Bueno, esta entrada está dedicada a mi amiga Laura, y a su pregunta ¿fotografía macro?, la cual, inocente ella, se atrevió a hacerme. Es una introducción a las opciones que tenemos a la hora de elegir lentes o ayudas a las lentes para hacer fotografía macro. Simplemente he puesto todo seguido lo que ella me ha ido preguntando.

 

Ese es uno de mis experimentos con la fotografía macro, y es la punta de un bolígrafo, antes de que nadie más diga que es una bala.

Lo primero de todo es saber qué es la fotografía macro. Se suele entender por fotografía macro aquella en la que el sujeto es de un tamaño similar o 1:1, aunque se suele aceptar como macro si es el doble de tamaño 1:2.

Hay tres maneras de hacer macro, con ciertas variantes:

  1. Lentes de aproximación (llegando a usarse una lente angular).
  2. Tubos de extensión o fuelles.
  3. Objetivos dedicados (ya sean macro o invertidos).

 

Lentes de aproximación

Imagen de la wikipedia

Básicamente es un cristal que se acopla al frontal de la lente que tenemos en la cámara. Puede usarse en cualquier lente que permita enroscar o acoplar una lente por la parte delantera. Es la versión low cost de la fotografía macro. No dan demasiado aumento (el cual se mide en dioptrías), e introducen una gran cantidad de aberraciones en la imagen.

Una variante de este método nos encontramos con los objetivos de aproximación, los cuales dan mayor calidad de imagen, pero siguen sin proporcionar una gran ampliación. Si unimos esto a su elevado precio (respecto a las lentes de aproximación) se convierten en unos objetivos muy poco populares.

Otra variante de este método es unir dos objetivos mediante un anillo, poniendo un tele acoplado a la cámara y enfrentándole un angular. El factor de aumento depende de la combinación que hagamos de ambos. Este método se suele usar más en cámaras réflex dado que los diámetros de las lentes son similares (y es más fácil encontrar una lente del mismo tamaño).

Tubos de extensión o fuelles

Imagen de la wikipedia

Entramos en el mundo de las cámaras de objetivos intercambiables, dado que esta solución implica colocar la ayuda entre la lente y la cámara.

Imagen de la wikipedia

La primera imagen son unos tubos de extensión y la segunda un fuelle. En ambos casos el principio es el mismo: aumentar la distancia focal. Recordemos que la distancia focal (la unidad que nos dan en mm) no es mas que la distancia entre el centro óptico de la lente y el plano de enfoque (el sensor). Al ir colocando más tubos, o ir alargando el fuelle simplemente aumentamos esa distancia, lo cual nos da la sensación de poder enfocar más cerca o de estar haciendo zoom en la imagen.

Al no tener ningún tipo de cristal intermedio, no afecta a la calidad de la imagen, pero si afecta a la cantidad de luz que nos llega a la misma. Cuanto más largo sea el túnel creado, menos luz nos llegará, por lo que necesitaremos más iluminación en el sujeto a fotografiar.

Como imagináis, este tipo de ayuda se puede aplicar a cualquier lente.

Se pueden dividir en dos grupos:

Tubos de gama alta, los cuales mantienen el contacto entre la lente y la cámara, pudiendo mantener el control sobre los automatismos de la lente.

Tubos de gama baja, donde el circuito queda cerrado, perdiendo el control sobre la apertura y el enfoque. El enfoque pasa a ser manual, y la apertura se pierde (se queda totalmente abierto) a no ser que la lente tenga la opción de codificarla de manera manual.

El fuelle funciona, en parte, como un tubo de baja calidad, pues perdemos la unión entre la cámara y la lente, pero a cambio tenemos un control muy preciso sobre la longitud del mismo.

Objetivos dedicados

En este área tenemos dos opciones:

  • Lentes diseñadas para macro
  • lentes invertidas

Las lentes diseñadas para macro (la de la izquierda en la imagen) son lentes que el fabricante ha diseñado para este tipo de fotografía, mientras que las lentes invertidas son lentes (preferiblemente angulares, lente de la derecha) que nosotros colocamos al revés directamente sobre la cámara.

Se puede colocar de tres manera, a mano, mediante un anillo inversor (en estos dos casos perdemos la comunicación entre la lente y la cámara) o modificando la lente (como en mi caso, con la ayuda de un amigo manitas) para mantener la comunicación entre cámara y lente. Con este método solamente mantenemos el control sobre la apertura de la cámara (que no es poco) pues el enfoque, al estar la lente invertida, se volvería loco. Como curiosidad, la imagen de cabecera está tomada con esta lente.

 

Llegados a este punto, y si nos decidimos a comprar una lente macro, tenemos que decidir qué tipo de fotografía macro queremos hacer. Todas las lentes macro nos dan (o deberían dar) un factor de aumento 1:1, pero recordemos que no es lo mismo acercarse que hacer zoom. Básicamente tenemos dos opciones: queremos aislar el sujeto del entorno o no queremos aislar el sujeto. A eso tenemos que sumarle si vamos a fotografiar sujetos poco colaborativos.

 

Si vamos a empezar y queremos hacer florecitas silvestres, en principio podemos usar un macro angular, lo que nos permitirá hacer fotografías de las flores con el entorno y luego seguir acercándonos para sacar detalles de las mismas. La principal limitación de este tipo de lentes (aparte de que sería casi imposible usarla para insectos, se asustarían) es que nos acercamos demasiado al sujeto a fotografiar y eso puede provocar problemas de iluminación, ya sea por que no nos cabe el flash o por que directamente nosotros o la cámara ocultamos la fuente de luz. La ventaja de estos objetivos es que son muy baratos.

Si queremos ponernos en serio (siempre y cuando nos de igual el fondo, que casi siempre o siempre no saldrá borroso) entonces nos tendremos que ir a focales largas, a partir de los 100 mm o más si se trabaja en formato completo. Son objetivos que nos permitirán obtener un gran aumento sin necesidad de acercarnos enormemente al sujeto fotografiado, lo que nos ayudará a la hora de colocar luces o a mantener una distancia que evite que el sujeto saga corriendo.

 

A si, no olvidemos que a las lentes macro se les pueden acoplar tanto tubos de extensión, como fuelles (colocar una lente de aproximación a este tipo de objetivos lo considero pecado), con lo que el factor de aumento sería mayor.

Espero que con esto quede claro que tenemos que ir pensando a la hora de empezar con la fotografía macro. Si tenéis alguna duda, no tenéis más que preguntar.

 

Actualización: he comenzado una serie sobre fotografía macro donde voy comentando parte por parte todo este mundillo.

 

Introducción a la fotografía macro

http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/facebook_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/linkedin_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/twitter_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/meneame_48.png http://www.apratizando.com/wp-content/plugins/dn_iSocial/images/barrapunto_48.png